Make your own free website on Tripod.com

CONTENIDO

Portada
I - Orígenes y fundación
II - Pasajes históricos del siglo XIX
III - 1887 - El año terrible de los compontes
IV - 1898 - La Guerra Hispanoamericana
V - Educación antes de 1898

APENDICES

Pizarra de Mensajes - Adjuntas y los adjunteños
Galería Fotográfica
Himno, bandera y escudo
Lista de alcaldes
Especies en peligro de extinción
Enlaces - Adjuntas en el Internet
Mapas históricos


General Guy V. Henry


Detalle de un mapa de Adjuntas durante la ocupación norteamericana del 1898.

AMERICANOS CAMINO A LA SIERRA

En la tarde del 27 de julio, Ponce se rinde ante el americano. Al siguiente día, el General Nelson A. Miles hace imprimir la proclama que circularía en Puerto Rico haciendo referencia a los propósitos de aquella guerra.

El 2 de agosto, se le ordenó al General Roy Stone, del Cuerpo de Ingenieros, que junto a 75 soldados del cuerpo de Voluntarios Montados de Wisconsin, marcharan hacia Adjuntas, desde Ponce, llegando al pueblo cerca del mediodía. Tomaron al pueblo y partieron inmediatamente hacia Utuado, haciendo un alto a las seis del anochecer de ese día en el barrio Pellejas, según escribió Julio Tomás Martínez, en su libro "Crónicas íntimas".

EL ALTO DE PELLEJAS

Don Bartolomé Mayol, conocido terrateniente de Pellejas y famoso por sus ideales liberales separatistas, ofreció a los norteamericanos su casa, su establecimiento comercial y las demás dependencias de su hacienda. Después de aceptar la ayuda del Mayol, los americanos procedieron a ocupar las facilidades necesarias para hacer campamento. Varios soldados americanos montaron guardia con voluntarios puertorriqueños que sabían algo de inglés. Para establecer comunicación con sus superiores en Ponce, los hombres del General Stone cortaron en Pellejas las líneas telegráficas y conectaron los aparatos que habían traído consigo.

Las pésimas condiciones de los caminos, a veces entre peñascos y profundos precipicios, hicieron que los soldados de Stone llegaran fatigados a Pellejas. Desde allí fueron enviadas varias comunicaciones al pueblo de Utuado, solicitando la rendición de las fuerzas españolas que ocupaban esa comarca.

Tan pronto como los campesinos se enteraron del alto de los norteamericanos en Pellejas, comenzaron a llegar a las inmediaciones del barrio para unirse a las fuerzas invasoras. Llegaron hombres de Lares, Utuado y Adjuntas y se unieron al General Stone, previo a tomar a Utuado, según el historiador Martínez.

Las pobres defensas en Utuado no fueron motivo de preocupación mayor para los hombres del General Stone, que al día siguiente, 3 de agosto, procedió a la toma de posesión.

Al otro día el General Stone ordenó la construcción del camino de Utuado hacia Ponce, con el fin de facilitar el transporte de carretas y maquinaria bélica que traería el General Guy V. Henry. Un ingeniero francés residente en Utuado, Monsier Raul Marix, auxiliares a caballo encabezados por Salvador Pérez Gerena y Ramón Pérez Olivencia, y legiones de campesinos se unieron a los soldados de Stone, logrando terminar el camino provisional en ocho días.

EL GENERAL HENRY MARCHA SOBRE ADJUNTAS

El 6 de agosto en la mañana, el General Miles ordena al Brigadier General Guy V. Henry que con la brigada Garretson completa, compuesta por los regimientos voluntarios de infantería 6to. de Massachusetts y 6to. de Illinois, marchase desde Ponce hacia Arecibo, pasando por Adjuntas y Utuado. La estrategia bélica norteamericana disponía que Henry se reuniera en Arecibo con el General Theodore Schwan, que según el plan habría limpiado de enemigos de la intervención el oeste de la Isla. De allí se dirigirían en tren hacia San Juan.

La brigada Garretson había desembarcado en Guánica y parte de sus hombres habían participado en el combate en Yauco, antes de llegar a Ponce. Esta brigada estaba compuesta por los regimientos voluntarios de infantería 6to de Massachusetts, 6to. de Illinois y el regimiento 19, con un total de 2,172 soldados. Incluía además, a 139 soldados y 10 oficiales del Cuerpo de Ingenieros; 60 soldados y 6 oficiales del Cuerpo de Señales; 641 artilleros con sus cañones y 12 oficiales de artillería; y un escuadrón de artillería con 100 soldados. Además incluía a 60 hombres de la Cruz Roja, carros de municiones, equipo de ingeniería, víveres, etc. La brigada no llevaba tiendas de campaña. En total 3,200 hombres, entre soldados y oficiales componían la tropa de norteamericanos.

La brigada Garretson partió de Ponce hacia Adjuntas el 8 de agosto. Antes de llegar a Adjuntas, acamparon en la Hacienda Florida, como a nueve millas de Ponce. El 6to. de Illinois llegó al campamento en la hacienda pasadas las 8 de la noche. El 6to. de Massachusetts llegaría una hora más tarde. El General Henry escribiría un tiempo después:"El calor del día y el llevar calzado nuevo, fueron las causas alegadas para aquella tardanza." Los carros del regimiento no llegaron hasta el día siguiente. La impedimenta se había reducido al mínimo. Por lo difícil de los terrenos, las carretas eran tiradas por cuatro mulas, en lugar de dos como era lo habitual, y sólo cargaban las municiones y víveres.

El 9 de agosto en la mañana, el General Henry marchaba hacia Adjuntas con su Estado Mayor, llegando allí en la tarde. Había dejado órdenes concretas a la Garretson para que avanzaran a la mayor velocidad posible. Como el camino construído por Stone, sus hombres y los puertorriqueños voluntarios, no era firme debido a las continuas lluvias, la Garretson no llegó a Adjuntas hasta el día 10, teniendo la necesidad de abandonar los carros y llevar la carga sobre mulas. Muchos soldados estaban enfermos con disentería y fiebre tifoidea, los demás agotados.

En el día 11 se logró unir a todas las fuerzas. El 12 fue ocupado en hacer reparaciones al tren de impedimenta, en reorganizar las tropas e inspeccionar equipos. El 19no. regimiento de infantería pasaría por Adjuntas ese mismo día, acantonándose en Utuado.

El General Henry, su Estado Mayor y dos batallones del 6to. de Illinois, llegaron al pueblo de Utuado el día 13, donde les sorprendió la noticia de la firma del armisticio del día 12 de agosto y que ponía final a las hostilidades bélicas. Tres días después llegaba el grueso de la brigada Garretson.

Según describiera el General Henry más tarde, desde el 9 de agosto las tropas habían sido expuestas a la contínua lluvia y fueron numerosos los problemas que las tropas encontraron en su camino. Hubo 43 casos de disentería y 60 de tifoidea, epidemias que los obligó a instalar tres hospitales en Utuado. Para el 16 de agosto, la mitad del regimiento de Massachusetts, estaba inhabilitada para el combate. En Utuado murieron de fiebre tifoidea el sargento Sweeney y el soldado Robinson.

Aunque Julio T. Martínez dice que Adjuntas fue tomada por el General Roy Stone y el Cuerpo de Ingenieros el 2 de agosto, la toma oficial parece haber sido efectuada por su superior, el General Henry y su Estado Mayor, el día 9 del mismo mes. El Capitán Angel Rivero confirma en su libro, el 9 como día de la toma de posesión oficial de Adjuntas.